Logo Real Estate Juan C Blanco PNG

375 Broadway, Revere

MA 02151

+1 (617) 230 - 1486

Nos encantaría hablar contigo!

Lunes - Viernes

8:00 am - 08:00 pm

Beneficios fiscales de la inversión inmobiliaria

Iniciar un viaje de inversión en bienes raíces abre un mundo de oportunidades financieras. En este post, te guiaré a través de los diversos beneficios que ofrecen los bienes raíces, ayudándote a fortalecer y mejorar tu cartera financiera.

En lugar de centrarnos solo en los atractivos aspectos físicos de una propiedad, exploraremos los ingresos confiables por alquiler, las ventajas fiscales, el crecimiento del valor de la propiedad, la diversificación de la cartera, la protección contra la inflación y el control que ganas sobre tus inversiones.

Únete a nosotros en este viaje para descubrir las numerosas recompensas financieras que la inversión en bienes raíces puede traer y ponerte en un camino hacia una riqueza duradera.

Te prometo que después de leer esta guía, te sentirás más preparado y listo para construir la riqueza que mereces.

Construyendo Riqueza con Ingresos Fiables y Ventajas Fiscales

Beneficios fiscales de la inversión inmobiliaria - Real Estate Juan C

El encanto de la inversión en bienes raíces radica en la promesa de un ingreso constante, especialmente a través de propiedades de alquiler.

Los inversionistas aseguran este ingreso comprando propiedades residenciales o comerciales y alquilándolas. Esto asegura que cubran los pagos de la hipoteca, el mantenimiento de la propiedad y abran puertas a nuevas inversiones.

La belleza de los bienes raíces es su valor duradero como herramienta para construir riqueza, impulsada por la demanda constante de lugares para vivir y trabajar.

Los bienes raíces ofrecen beneficios fiscales sustanciales en varias propiedades, como propiedades de alquiler, apartamentos, terrenos, edificios industriales y comerciales y centros comerciales.

La propiedad de bienes raíces proporciona a los inversionistas oportunidades significativas de ahorro fiscal, incluyendo la protección de ingresos contra impuestos.

Además, los bienes raíces ofrecen descuentos fiscales que pueden beneficiar a los inversores, pero ojo porque muchas veces requieren algún esfuerzo para utilizarlos completamente.

En las siguientes secciones, exploraremos las principales ventajas fiscales de invertir en bienes raíces, incluyendo deducciones clave, beneficios de ganancias de capital, beneficios de depreciación, el intercambio 1031, cuentas de retiro con impuestos diferidos, consideraciones fiscales de FICA, oportunidades en zonas designadas y un valioso consejo adicional para maximizar tus rendimientos. Así que sigue leyendo para aprender sobre cada una de ellas en detalle!

Deducciones: Reduciendo Tu Ingreso Imponible

Comencemos con una de las ventajas más significativas para los inversores inmobiliarios astutos: las deducciones. Piensa en las deducciones como tu arma secreta contra los altos impuestos. Las deducciones permiten a los propietarios de propiedades reducir efectivamente su ingreso imponible. Al igual que cualquier otro negocio, en el mundo de las inversiones inmobiliarias también tienes deducciones que te ahorrarán algo de dinero a final de año.

Estas deducciones abarcan varios aspectos de la propiedad, incluyendo:

  • Interés Hipotecario

Si tienes una hipoteca sobre tu propiedad, el interés que pagas es deducible. Es como recibir una parte de tus pagos de interés en forma de ahorros fiscales.

  • Impuesto Predial

Los impuestos prediales pueden ser un gasto significativo, pero son deducibles, ayudándote a reducir tu responsabilidad fiscal general.

  • Costos Operativos

Los gastos relacionados con la gestión de la propiedad, como mantenimiento, servicios públicos, publicidad y seguro, son deducibles. Es como una red de seguridad financiera que mantiene tu propiedad funcionando sin problemas. Por eso es tan importante llevar un registro de todos los gastos.

  • Depreciación

Este beneficio fiscal único te permite recuperar el costo de tu propiedad generadora de ingresos con el tiempo a través de deducciones fiscales anuales. Es como si el IRS reconociera el desgaste de tu propiedad y te proporcionara alivio fiscal en consecuencia.

  • Reparaciones Necesarias

Los costos asociados con reparaciones que son esenciales para mantener la condición de una propiedad sin aumentar su valor son deducibles. Es como ser recompensado por mantener tu propiedad en buen estado. Piensa en cambiar una bombilla o arreglar el refrigerador, por ejemplo. Como mencioné antes, la clave es llevar un registro de todos estos gastos. Te ayudará a deducirlos en tus impuestos y también verás el retorno real que están generando tus inversiones.

La inversión en bienes raíces sirve como un refugio fiscal estratégico, permitiéndote capitalizar efectivamente estas deducciones para minimizar tu ingreso imponible.

Sin embargo, es crucial llevar registros meticulosos y entender las limitaciones asociadas con las deducciones. Hago mucho hincapié en esta parte porque, sin el seguimiento y la evidencia adecuados, no podrías deducirlos adecuadamente.

Algunos gastos, como los impuestos prediales no pagados, los impuestos de transferencia en ventas de bienes raíces y servicios como agua y recolección de basura, no son deducibles. Saber estos detalles asegura que maximices tus beneficios y te mantengas dentro de los límites de las regulaciones fiscales.

Ingreso Pasivo y Deducciones de Paso: Maximizando la Eficiencia Fiscal

Ahora, exploremos el concepto de ingreso pasivo en el ámbito de los bienes raíces.

El ingreso pasivo se refiere a las ganancias de actividades comerciales en las que los inversores no están activamente involucrados.

La forma más común de ingreso pasivo para los inversores inmobiliarios es el ingreso por alquiler de propiedades de inversión.

Antes de 2018, los inversores de propiedades de alquiler podían deducir las pérdidas de ingresos pasivos al presentar sus impuestos. Sin embargo, con la introducción de la Ley de Reducción de Impuestos y Empleos, ocurrieron cambios significativos que beneficiaron a los inversores pasivos en términos de impuesto sobre la renta.

Esta ley permitió a las empresas que generan Ingresos Comerciales Calificados (QBI) deducir hasta el 20% de su ingreso imponible a través de una deducción de paso. Esto representa una reducción sustancial del 20% en la tasa efectiva del impuesto sobre la renta. La disposición está programada para expirar en 2025, y aún no se ha confirmado si se renovará.

Para aprovechar la deducción de paso, debes operar tu negocio de manera rentable en tu año de declaración de impuestos.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta deducción de paso no se aplica a todos los tipos de ingresos. Si planeas deducir ingresos distintos de los ingresos por alquiler, es esencial consultar las reglas del IRS que rigen el paso y los ingresos pasivos para asegurarte de cumplir y maximizar tus beneficios fiscales.

Ganancias de Capital: El Impacto Fiscal de las Ventas de Propiedades

Las ganancias de capital juegan un papel significativo en el panorama de inversión inmobiliaria. Las ganancias de capital son las ganancias realizadas por los propietarios de viviendas cuando venden sus propiedades, incluyendo propiedades de alquiler y aquellas utilizadas para actividades como el comercio o la fabricación.

Las ganancias de capital generalmente son taxeables de una de dos maneras:

  • Ganancias de Capital a Corto Plazo

Las ganancias de capital a corto plazo son aplicables a propiedades mantenidas por un período relativamente corto, típicamente menos de un año. No hay un tratamiento fiscal favorable para las ganancias de capital a corto plazo, y los inversores deben pagar impuestos sobre estas ganancias a su tasa regular de impuesto sobre la renta según lo define el IRS. Así que ya sabes, te conviene más mantener la propiedad por más de un año.

  • Ganancias de Capital a Largo Plazo

Las ganancias de capital a largo plazo resultan de la venta de propiedades mantenidas por más de un año, con una parte significativa asociada con propiedades de alquiler. Las ganancias de capital a largo plazo tienen un mejor tratamiento fiscal, ya que las tasas de impuestos son más bajas en comparación con las ganancias a corto plazo. Esta ventaja fiscal incentiva a los inversores inmobiliarios a mantener sus propiedades a largo plazo, ya que puede llevar a ahorros fiscales sustanciales cuando llega el momento de vender.

Depreciación: Recuperando Costos a lo Largo del Tiempo

Otro aspecto importante de la tributación inmobiliaria es la depreciación, que esencialmente es una forma de recuperar el costo de una propiedad generadora de ingresos a lo largo del tiempo a través de deducciones fiscales anuales.

La depreciación es como una recompensa financiera para los inversores inmobiliarios, reconociendo que las propiedades tienen una vida útil limitada y pierden valor con el tiempo debido al desgaste.

El IRS proporciona un marco para calcular las deducciones por depreciación basado en tres factores principales:

  • La Base de la Propiedad

Esto se refiere al valor de la propiedad cuando fue adquirida.

  • El Período de Recuperación

El IRS ha establecido períodos de recuperación específicos para diferentes tipos de propiedades. Para bienes raíces residenciales, el período de recuperación es típicamente de 27.5 años, mientras que los bienes raíces comerciales tienen un período de recuperación de 39 años.

  • Método de Depreciación

Los inversores pueden elegir entre varios métodos de depreciación, siendo el Sistema de Recuperación de Costos Acelerado Modificado (MACRS) el método más común utilizado en bienes raíces. El MACRS permite a los inversores deducir la depreciación de propiedades residenciales durante 27.5 años y de propiedades comerciales durante 39 años.

La depreciación es una poderosa deducción fiscal que a menudo resulta en una pérdida neta en la propiedad de inversión, incluso si la propiedad genera ingresos por alquiler positivos. Es como tener un as bajo la manga cuando se trata de reducir tu ingreso imponible.

Intercambio 1031: Intercambios de Propiedades Fiscalmente Eficientes

Un intercambio 1031, nombrado así por la Sección 1031 del Código de Impuestos Internos, es un intercambio de activos de inversión inmobiliaria que permite a los inversores intercambiar una propiedad por otra sin consecuencias fiscales inmediatas.

Este intercambio con impuestos diferidos puede ser una herramienta valiosa para los inversores que buscan hacer crecer su cartera inmobiliaria o mejorar sus propiedades.

La principal ventaja de un intercambio 1031 es que te permite diferir o potencialmente eliminar las ganancias de capital que normalmente se deben al vender una propiedad.

Para completar exitosamente un intercambio 1031, se deben cumplir ciertos criterios:

  • Equivalencia de Valor

El valor de la propiedad de reemplazo debe ser igual o superior al de la propiedad entregada.

  • Clases de Propiedades

En los intercambios 1031, las propiedades involucradas en el intercambio deben ser de la misma clase de activos. Por ejemplo, puedes intercambiar una propiedad de alquiler residencial por otra propiedad de alquiler residencial.

  • Uso Comercial o de Negocios

La propiedad intercambiada debe mantenerse para fines productivos en negocios o comercio, enfatizando su naturaleza de inversión o generación de ingresos.

Un intercambio 1031 brinda a los inversores inmobiliarios una oportunidad única para hacer crecer su riqueza sin implicaciones fiscales inmediatas. ¡Ten eso en cuenta!

Sin embargo, trabajar con un intermediario calificado y cumplir con las regulaciones del IRS es esencial para asegurar un proceso de intercambio sin problemas.

Cuentas de Retiro con Impuestos Diferidos: Un Enfoque a Largo Plazo para la Inversión Inmobiliaria

Las Cuentas de Retiro con Impuestos Diferidos son como un pase ilimitado entre bastidores para invertir en bienes raíces ahora y manejar los impuestos más tarde. Estas cuentas, incluyendo Cuentas de Ahorros para la Salud (HSAs) y Cuentas de Retiro Individuales (IRAs), ofrecen a los inversores una forma ventajosa desde el punto de vista fiscal de invertir en bienes raíces mientras potencialmente difieren los impuestos sobre ingresos y ganancias de capital.

Aquí hay un vistazo más de cerca a estas cuentas:

  • HSAs (Cuentas de Ahorros para la Salud)

Las HSAs ofrecen a las personas con planes de seguro de salud con deducibles altos una forma ventajosa desde el punto de vista fiscal de ahorrar para gastos médicos. Puedes usar fondos de tu HSA para invertir en bienes raíces, pero hay límites anuales de contribución y restricciones de inversión específicas que deberías considerar.

  • IRAs (Cuentas de Retiro Individuales)

Las Cuentas de Jubilación Individuales (IRAs, por sus siglas en inglés) ofrecen a los inversionistas varias opciones de inversión, incluida la posibilidad de invertir en bienes raíces. Sí, aunque suene algo redundante.

Las IRAs tradicionales te permiten utilizar dólares antes de impuestos para inversiones inmobiliarias, reduciendo significativamente tu carga fiscal. Además, las personas mayores de 50 años pueden reducir aún más su renta imponible utilizando los límites de contribución de recuperación anuales. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los impuestos se deducen típicamente al retirar fondos de un 401(k) o una IRA tradicional.

Las Cuentas de Jubilación con Impuestos Diferidos ofrecen a los inversores inmobiliarios un enfoque a largo plazo para la construcción de riqueza y estrategias de inversión eficientes en términos fiscales.

Aunque vienen con ciertas limitaciones y restricciones, pueden ser herramientas valiosas si buscas diversificar tus carteras de jubilación con activos inmobiliarios.

Autónomos/Impuesto FICA: Equilibrando la Carga Fiscal

Ahora, cambiemos nuestro enfoque al mundo del autoempleo y el impuesto del Acta de Contribuciones al Seguro Federal (FICA, por sus siglas en inglés). Para los emprendedores inmobiliarios autónomos, entender la dinámica del impuesto FICA es crucial.

El impuesto FICA abarca los impuestos del Seguro Social y Medicare pagados tanto por empleadores como por empleados.

Sin embargo, hay una vuelta de tuerca para los individuos autónomos. En lugar de compartir la carga del impuesto FICA con un empleador, los autónomos deben manejar el 15.3% completo por su cuenta. Esto representa una responsabilidad fiscal sustancial que puede impactar tu panorama financiero general.

La estructura que elijas para tu negocio inmobiliario puede equilibrar significativamente esta carga fiscal. Por ejemplo, formar una Compañía de Responsabilidad Limitada (LLC) o una Corporación S puede proporcionarte ventajas fiscales potenciales, permitiéndote asignar ingresos de manera más eficiente y potencialmente reducir tu responsabilidad fiscal por autoempleo.

Puedes optimizar tu situación fiscal como profesional inmobiliario autónomo estructurando estratégicamente tu negocio inmobiliario y explorando opciones como entidades de traspaso.

Es como ponerte una capa de ahorro fiscal para navegar las complejidades de la tributación por autoempleo.

Zonas de Oportunidad: Inversión en Áreas Subdesarrolladas

En 2017, se introdujo un incentivo fiscal conocido como Zonas de Oportunidad con la promulgación de la Ley de Recortes de Impuestos y Empleos. Este programa fue diseñado para promover el desarrollo económico en más de 8,700 áreas económicamente desfavorecidas en los Estados Unidos.

Estas Zonas de Oportunidad a menudo abarcan algunas de las áreas más pobres y remotas del país.

Los inversores que participan en Zonas de Oportunidad pueden potencialmente diferir o reducir los impuestos sobre las ganancias de capital en sus inversiones iniciales al establecer Fondos de Zonas de Oportunidad y usarlos para financiar una propiedad de inversión dentro de una Zona de Oportunidad designada.

Aunque este programa ofrece beneficios fiscales, es importante tener en cuenta que las regulaciones y estándares que rigen las Zonas de Oportunidad pueden estar sujetos a cambios y modificaciones. Mantenerte informado sobre cualquier actualización es crucial al considerar inversiones en Zonas de Oportunidad.

Consejo Extra para Maximizar la Eficiencia Fiscal en la Inversión Inmobiliaria

A medida que navegas por las complejidades de la tributación inmobiliaria, hay estrategias adicionales que puedes considerar para minimizar efectivamente tu responsabilidad fiscal.

Más allá de las deducciones fundamentales y los beneficios fiscales que hemos cubierto, aquí hay algunos consejos extra para mejorar tu eficiencia fiscal como inversor inmobiliario:

  • Utiliza Cuentas de Jubilación con Ventajas Fiscales

Considera las ventajas de las Cuentas de Jubilación Individuales (IRAs) y los 401(k) para invertir en tus carteras inmobiliarias. Las IRAs tradicionales, en particular, te permiten utilizar dólares antes de impuestos para inversiones, reduciendo significativamente tu obligación fiscal. Las personas mayores de 50 años pueden beneficiarse de los límites de contribución de recuperación anuales.

Además, los planes 401(k) ofrecidos por el empleador proporcionan otra herramienta efectiva para reducir los impuestos a través de contribuciones antes de impuestos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los impuestos se deducen típicamente al retirar fondos de una cuenta 401(k).

  • Asignación Estratégica de Activos

Piensa en el impacto de la ubicación de los activos en tu carga fiscal general. Mientras que los ingresos inmobiliarios generalmente se gravan en el año en que se reciben, la asignación estratégica de activos puede ayudarte a minimizar tu responsabilidad fiscal.

Por ejemplo, puedes diferir los impuestos sobre los ingresos inmobiliarios hasta la jubilación utilizando cuentas con ventajas fiscales como las IRAs. Además, explorar productos financieros como pólizas de seguro de vida o anualidades puede ofrecer oportunidades para proteger los ingresos de los impuestos. Puedes minimizar efectivamente tu responsabilidad fiscal general distribuyendo estratégicamente tus activos en diferentes instrumentos de inversión.

Al incorporar estos enfoques en tu planificación financiera, puedes obtener una comprensión más profunda de las sutilezas de la tributación inmobiliaria y tomar medidas proactivas para reducir los impuestos como inversor.

Mi objetivo es proporcionarte un conjunto de estrategias para aprovechar al máximo tus inversiones inmobiliarias mientras mantienes tu carga fiscal manejable.

Conclusión: El Camino hacia la Riqueza Duradera Aprovechando los Beneficios Fiscales de la Inversión Inmobiliaria

Iniciar un viaje de inversión inmobiliaria te lleva por un camino de posibilidades fiscales donde la estabilidad se entrelaza con privilegios financieros.

En esta guía, he cubierto los beneficios intrincados de los bienes raíces, desde ingresos por alquiler hasta ventajas fiscales, apreciación de la propiedad y diversificación de cartera.

Más allá de los atributos físicos, los bienes raíces demuestran ser un instrumento duradero para generar riqueza, alineado con la demanda perpetua de espacios para vivir y trabajar.

Personalmente, es la forma en que yo he construido mi riqueza. Contrario a lo que muchos pueden pensar, que hago mi riqueza vendiendo propiedades, el verdadero secreto es invertir en ellas.

Ya sea que estés disfrutando de beneficios fiscales sustanciales o navegando por las complejidades de las deducciones, la inversión inmobiliaria puede funcionar como un refugio fiscal estratégico. Los inversores pueden aprovechar las deducciones que abarcan los intereses hipotecarios, los impuestos sobre la propiedad, los costos operativos, la depreciación y las reparaciones, aprovechando estas ventajas para minimizar efectivamente los ingresos imponibles.

Al dominar la información en esta guía, habrás trazado un mapa hacia el éxito financiero en el mundo inmobiliario.

Mientras que el atractivo de los bienes raíces radica en ingresos asegurados y beneficios fiscales, los inversores deben navegar por las complejidades, detallando cuidadosamente las deducciones y comprendiendo las limitaciones. Pero esto también es cierto en cualquier empresa comercial.

Desde ingresos pasivos hasta ganancias de capital y depreciación, este viaje al ámbito fiscal de los bienes raíces subraya su potencial como una avenida de inversión dinámica y gratificante.

Recuerda que el conocimiento es tu herramienta más poderosa a medida que continúas tu viaje de inversión inmobiliaria. Mantente informado, busca asesoramiento profesional cuando sea necesario y adapta tus estrategias a las leyes y regulaciones fiscales cambiantes.

Con el enfoque correcto, los bienes raíces pueden proporcionar un flujo constante de ingresos y servir como un camino hacia la riqueza duradera y la libertad financiera.

Entonces, ya seas un inversionista experimentado o simplemente estés comenzando, aprovecha al máximo los beneficios fiscales que los bienes raíces tienen para ofrecer y observa cómo tu futuro financiero florece de la manera que has soñado.

Si vives en Massachusetts y estás comenzando en bienes raíces, estaré más que feliz de guiarte en el proceso. Agenda una llamada gratuita conmigo aquí.

¡Suscríbete a nuestro newsletter mensual!

Artículos Relacionados

¿Buscas propiedades fuera del mercado?

¡Inscríbete en nuestra lista de inversionistas!

37 Hideaway Ln Methuen 3 - Real Estate Agent in Revere

Entrenamiento GRATIS

Asegura tu plaza

Skyline of Boston during the Fall, cover of Real Estate Juan Cano

Estás a un paso de suscribirte a nuestra Newsletter

¡Espera!
Antes de irte...

¡Gracias por visitar nuestro sitio web!

Quisiera ofrecerte una guía completamente gratuita que revelará 7 formas para incrementar el valor de tu hogar. ¡Espero que te sirva!

Ebook Como aumentar el valor de una casa: 7 pasos simples​